Google

26 de julio de 2017

CIERTAMENTE...


25 de julio de 2017

HUMOR... PARA REFLEXIONAR


24 de julio de 2017

Cresta Roja no acató la conciliación y los trabajadores temen que haya más despidos

LPOLos más de 1.000 empleados no pudieron acceder a sus puestos porque la planta está cerrada. Hay cuarto intermedio.


 Los trabajadores de Cresta Roja llegaron esta mañana a la planta de Esteban Echeverría y no pudieron ingresar porque la avícola cerró sus puertas, incumpliendo la conciliación obligatoria que se dictó el viernes por los 52 despidos.
Gabriel Cáceres, de la comisión interna de la planta, explicó a LPO que esta tarde mantendrían una reunión con las autoridades del Ministerio para intentar buscar una "solución pacífica" ante la situación irregular de la empresa. 
Los empleados despedidos de la planta 2 de Cresta Roja -en rigor, se trata de Proteinsa, la administradora compuesta por Ovoprot, Tanacorsa y Grupo Lacau- son unos 52, pero los trabajadores temen que peligren más puestos de trabajo en la planta en la que hay más de 1.000 operarios que este lunes se quedaron afuera. 
"Ahora estamos en el Ministerio y hay cuarto intermedio. Por la noche se sabrá si hubo alguna solución", dijo Cáceres esta tarde a LPO.
Según contaron los delegados, alrededor de las 3 de la mañana llegó al lugar un operativo de fuerzas de la Bonaerense y la Gendarmería, y después de las 5 un sector de esos efectivos se desplegó sobre la Autopista Ricchieri con el objetivo de "amedrentar" a los trabajadores e impedirles cortar el tránsito.
Sin embargo, los manifestantes lograron hacer un corte parcial y a ellos se sumó una delegación de trabajadores de PepsiCo. Además, los trabajadores de la planta 1 -la otra fábrica de Cresta Roja, ubicada en Ezeiza- votaron unificar el reclamo y se sumaron a la protesta de sus compañeros de la planta 2.
La empresa comunicó el último jueves a los operarios afectados por las cesantías que estaban despedidos cuando terminaron el turno de producción, dijeron los trabajadores, que se manifestaron con una corte de tránsito en el partido bonaerense de Ezeiza.  
Proteinsa, la administradora compuesta por Ovoprot, Tanacorsa y Grupo Lacau, se había hecho cargo de la avícola en octubre de 2016 con una inversión de 121 millones de dólares, pero nunca pudo equilibrar la balanza de pagos por los problemas financieros de arrastre. 

REFLEXIONES...


23 de julio de 2017

El Banco Mundial condenó a la Argentina a pagar 320 millones de dólares por la expropiación de Aerolíneas

El tribunal arbitral (Ciadi) considera que en 2008 el Gobierno pagó por la empresa menos de su valor; el grupo español había reclamado más de 1.600 millones


Nueve años después de la expropiación de Aerolíneas Argentinas durante el Gobierno de Cristina Kirchner, el tribunal arbitral del Banco Mundial (Ciadi) dictó sentencia a favor del grupo español Marsans y el país deberá desembolsar una cifra cercana a los 320 millones de dólares en concepto de indemnización.
En un documento de 551 páginas, el tribunal arbitral considera que la Argentina pagó por Aerolíneas Argentinas menos de su valor. El Ciadi consideró que "el demandado incumplió el artículo IV del tratado al no haber entregado a las demandantes un trato justo y equitativo de sus inversiones", según publicó el diario español El Mundo.
Marsans había reclamado ante la Ciadi una indemnización de más de 1.600 millones de dólares por los daños causados al grupo por la expropiación de la aerolínea y sus empresas subsidiarias (Austral, Optar, Jet Paq y Aerohandling).
Tras una ley aprobada en el Congreso el 17 de diciembre de 2008, el Gobierno de Cristina Kirchner pagó la cifra simbólica de un peso por Aerolíneas y sus subsidiarias.
La expropiación de Aerolíneas Argentinas y Austral propuesta por el Gobierno declaró de "utilidad pública" a ambas empresas aéreas, luego de que fracasara un acuerdo sobre el precio con el Grupo Marsans, que poseía la mayoría accionaria de las aerolíneas.
Marsans calificó la operación de "ilegítima" y acudió al Ciadi para reclamar la indemnización por los daños causados.
En ese entonces, sectores opositores al kirchnerismo cuestionaron la iniciativa oficial en los puntos referidos a la deuda que el Estado debería asumir por la expropiación.

Gerdau deja de importar u$s 100 M en acero que ahora produce en planta local

Acaba de entrar en funcionamiento la primera acería que se construye en el país en 40 años. Aumentará la capacidad instalada local para producción de aceros largos 35%


La compañía brasileña Gerdau acaba de poner en funcionamiento su nueva planta en la que comenzará a producir acero en el país, después de haberlo importarlo siempre desde Brasil. Para la compañía esta integración vertical en el mismo país (desde el fundido de chatarra ferrosa hasta la producción de clavos o perfiles) genera sustanciales ahorros en materia logística. Según explicó a El Cronista Fernando Lombardo, Director Ejecutivo de Gerdau Argentina, los costos de producción en Brasil y Argentina son similares, pero ahora "se integran los procesos de elaboración y laminación del acero, sustituyendo importaciones de materia prima por u$s 100 millones anuales y se evita el deterioro de los productos que no resisten traslado". Según Lombardo, hay un costo de unos u$s 70 por tonelada por ese viaje.
Aún así, la estrategia de la compañía es a largo plazo. "Estamos empezando a ver reactivación en los grandes proyectos de construcción que demandan acero", analizó Lombardo, "igualmente, esta inversión tiene una proyección de 50 años", advirtió.
En la nueva acería en la localidad de Pérez, en el Gran Rosario, provincia de Santa Fe, se producirán 250.000 toneladas anuales de palanquillas de acero, el subproducto a partir del que se lamina el material y se fabrican alambres, mallas, clavos, y perfiles, entre otros productos. Pero la capacidad de la planta es de 650.000 toneladas de estas palanquillas.
La construcción demandó una inversión total de u$s 232 millones y es una de las más modernas del mundo.
"Argentina es un mercado estratégico y la construcción de la nueva planta fortalece la posición de Gerdau en el país. Esta inversión marca el comienzo de nuestra producción nacional de acero y permite la sustitución de importaciones", señaló André Gerdau Johannpeter, CEO de Gerdau.
Del monto total de la inversión, u$s 20 millones se destinaron a procesos de reciclado y reutilización de insumos. Además, con una inversión de u$s 12 millones Gerdau en alianza con la Empresa Provincial de la Energía del Gobierno de Santa Fe (EPE) concretó la construcción de una línea de alta tensión de 220 kV que suministra energía a la nueva acería y podrá abastecer a futuros usuarios industriales de la región.
Según informó la empresa, la nueva planta genera 800 empleos directos e indirectos, e incrementa la producción de aceros largos nacional en un 35 %", finalizó el directivo. La nueva acería está localizada a 6 kilómetros de la actual planta de laminación de Gerdau, también ubicada en Pérez.
 
Gerdau es la principal empresa productora de aceros largos de la región. Además, es una de las mayores recicladoras, ya que transforma anualmente millones de toneladas de chatarra en acero. En la Argentina, está presente desde 1998, cuando se asoció con la empresa Sipar, y desde 2005 tiene el control operativo de la planta industrial ubicada de Pérez. Aquí, la producción de palanquillas es para su propia utilización en un mercado concentrado en tres compañías. Además de Gerdau, comparten la producción de aceros largos Acindar y Acerbrag.